Política de progreso académico satisfactorio

Los estudiantes deben mantener un promedio general de calificaciones (GPA) de 3.0 para conservar su buena reputación y elegibilidad para la graduación. Si los estudiantes caen por debajo de un GPA de 3.0, deben reunirse con su asesor académico para desarrollar un plan de estudio que brinde al estudiante la mejor posibilidad de lograr el éxito académico, que puede incluir recomendar una carga de cursos reducida, tomarse un período libre o un permiso de ausencia. La facultad revisará el rendimiento académico del estudiante y las circunstancias de su aprendizaje. Esto puede resultar en un cambio del estado del estudiante a "probation", período de prueba académico, el cual debe corregirse antes de que un estudiante pueda graduarse. El hecho de que un estudiante no restaure su buena reputación al permanecer en prueba académica durante dos períodos de 8 semanas o más puede resultar en su despido de su programa por parte de la facultad.

 

El índice académico o promedio de calificaciones (GPA) se calcula tomando la calificación obtenida en una escala de 4.0 multiplicada por el número de créditos del curso para determinar el número total de puntos de calidad.